Divorcio

Recuerda contactarnos para tener una asosería clave en la solución de tus requerimientos legales.

Demanda de compensación económica



Oportunidad en que puede fijarse

A) Común acuerdo por las partes al término del matrimonio

En el marco ideal, estando ambos cónyuges de acuerdo, pueden pactar una compensación entre ellos y presentarla durante el juicio estableciendo el monto y formas de pago. De lo contrario si ambos acuerdan no pagarse compensación, también se deberá informar dicho caso en el acuerdo, renunciando a la compensación económica.

B) Judicialmente Bajo el caso que uno de los cónyuges no esté de acuerdo y el otro crea cumplir con los requisitos para recibir dicha compensación, puede someterse al juicio del tribunal. Si este decide otorgar la compensación, el juez a su vez determinara la procedencia de la compensación y fijara su monto.

¿Cuando se pide?

Puede ser en a) Demanda de divorcio unilateral b) en escrito complementario de la demanda c) En la contestación de la demanda de divorcio, en forma de reconvención.
La compensación compensatoria solo es procedente en caso de divorcio y no en el caso de separación judicial.

¿Quién la puede pedir?

Se encuentra regulado en el artículo 61 de la ley de matrimonio civil “El conyuge que, como consecuencia de haberse dedicado al cuidado de los hijos o a las labores propias del hogar común no pudo desarrollar una actividad remunerada o lucrativa durante e matrimonio o lo hizo en menor medida de lo que podía y quería”

Por lo que se desprende que tiene derecho uno de los conyuges que normalmente es el conyuge que ha sufrido una merma en su patrimonio o el conyuge mas débil.

Para que proceda es impresindible que quien la solicite no haya dado lugar al divorcio por su culpa ya que el articulo 62 inciso 2 faculta al juez para denegar la compensación económica o reducir prudencialmente su monto cuando el divorcio es declarado por culpa.

Ademas es necesario que ese conyuge no puede haber desarrollado actividad remunerada o lucrativa o si lo hizo debe haber sido en menor medida de lo que podía o quería.

La falta de actividad laboral o su disminución debe encontrar su causa en el hecho de haberse dedicado al cuidado de sus hijos o a las labores del hogar común.

El conyuge que lo solicita además debe haber experimentado un menoscabo económico.